Guía de Marketing | 3-Desarrolla la historia de tu marca

Marketing Online
desarrolla la historia de tu marca

Las conexiones entre las personas son el corazón y el alma de los negocios. Al final del día, estás tratando con personas: tu empresa está resolviendo problemas, aliviando puntos débiles y brindando experiencias agradables a los clientes. Los ingresos llegan cuando ofreces un subproducto de un modelo comercial sólido y una experiencia positiva para el cliente.

La narración de cuentos es una técnica poderosa para construir relaciones. Es un concepto antiguo que une a las personas y las mantiene comprometidas. 

Las buenas historias dan grandes voces a las pequeñas empresas. Es por eso que es fundamental que las empresas se tomen el tiempo por adelantado para desarrollar completamente sus enfoques de narración de historias.

La narración de historias y el marketing van de la mano. Solo piensa en ello. Ya sea que estés produciendo infografías, escribiendo un anuncio de Facebook o escribiendo una guía online, debes captar la atención de tu audiencia.

Diariamente, los consumidores enfrentan una sobrecarga de publicidad. Los especialistas en marketing compiten constantemente por la atención de sus prospectos y clientes. Lo más probable es que tu marca quede enterrada bajo mensajes publicitarios no deseados.

¿Cómo puedes hacer que tu marca destaque?

Esta guía explica por qué tu marca debe priorizar la narración de historias y cómo debe comenzar su organización. 

¿Qué es Brand Storytelling?

El Brand Storytelling es el arte de conectar con el corazón y la mente de los consumidores con valores e ideales que comparten.

La narración de la marca es:

  • La razón por la cual tu empresa llegó a ser
  • Lo que motiva a tu equipo a despertarse y venir a trabajar todos los días
  • Cómo llegó a ser tu producto
  • Qué tipos de clientes encuentran valor al trabajar con tu marca y por qué
  • Una visión transparente de las personas detrás de la empresa.
  • Una herramienta para construir relaciones
  • Más sutil de lo que crees
  • Un concepto que subraya toda su presencia en la web
  • Algo que todo tu equipo, a nivel organizacional, abraza
  • Una mirada a quién eres como empresa
  • Directo

La narración de la marca NO es:

  • Un largo ensayo de 5 párrafos sobre tu empresa.
  • Una publicación de blog
  • Algo aislado
  • Una vista fragmentada de tu empresa.
  • Algo reservado solo para el equipo de marketing
  • Un truco de relaciones públicas
  • Un video viral
  • Una herramienta para manipular clientes y prospectos.
  • Aburrido

Contrariamente a la creencia popular, la narración de la marca no trata de tu empresa. Trata de tus clientes y el valor que obtienen cuando interactúan con tu producto o servicio. Las historias de marca más poderosas son las que priorizan a los clientes como las estrellas. Piensa en tu empresa como un personaje secundario.

A menudo, los especialistas en marketing se obsesionan con este concepto. Están estresados ​​por comunicar el mensaje perfecto y están confundidos acerca de dónde debe ubicarse esta iniciativa dentro de su negocio.

La narración de cuentos es algo que hacemos naturalmente. La mayoría de las veces, ni siquiera nos damos cuenta de que lo estamos haciendo.

El problema es que el contenido online es difícil de escribir. Las historias se pierden en la traducción. El interés humano detrás de nuestras marcas caerá por las grietas.

Y te sientes atrapado, sin palabras para describir lo que haces y por qué es importante para tus clientes.

Entonces, ¿por qué no dejar que tus clientes cuenten su historia por ti?

La narración de la marca es más que lo que escribes en tu página web para tus clientes. Es más que tus publicaciones de blog y sobre las páginas. Así es como comunicas tus mensajes. Son tus valores. Las historias de tu marca son valores que se infunden en cada copia, respuesta de servicio al cliente,

Olvídate del marketing

Esto puede sonar contradictorio, pero es la clave para una comercialización exitosa. Deja de pensar como un vendedor. Deje de intentar vender tu producto y, en cambio, concéntrate en desarrollar el interés humano. Responde a la pregunta de por qué las personas deberían preocuparse por lo que tu empresa tiene que decir.

Eso significa ser persuasivo y atractivo para la emoción.

Hagas lo que hagas, no seas aburrido. No permita que las palabras en tu página oculten las personalidades detrás de tu organización.

Comparte más de lo que vendes. Comparte tus fortalezas, debilidades y cómo llegaste a donde estás hoy. Una forma de hacerlo es participando en el ecosistema de narración de historias. Del mismo modo que buscas testimonios de clientes y estudios de casos, asegúrate de pagarlos ofreciéndoles hacer estudios de casos para otras empresas.

Ser conversacional

La autenticidad es crucial para la redacción publicitaria. Si eres demasiado formal o estás en guardia, perderás la confianza de tu audiencia. Y eso es porque los consumidores pueden sentir los mensajes falsos desde lejos. Desde fotos incómodas con clientes falsos hasta promesas falsas, los mensajes vacíos solo pueden dañar tu marca.

Sé real en su lugar. Sé humano.

Imagina que estás hablando con un nuevo amigo mientras bebes o tomas un café, sin dar una presentación académica.

No te preocupes si está utilizando o no la gramática perfecta. Siempre puedes contratar un redactor para eso. Deja de preocuparte por las comas extraviadas ocasionales. Concéntrate en desarrollar tu mensaje.

La escritura conversacional también significa que seas breve. Escribe lo que quieras decir. Consíguelo todo en papel. Entonces córtalo. Y córtalo de nuevo. Deja de atraparte en la mentalidad de que necesitas un recuento mínimo de palabras para transmitir información de manera efectiva.

Escribe lo que quieras escribir, con la excepción de que no puedes dejar que tus historias sean demasiado largas y difíciles de manejar. Escribir demasiado en una publicación de blog o página web hará que tus lectores se sientan distraídos o perdidos. Di lo que necesitas decir en la menor cantidad de palabras posible. No hay necesidad de intentar sonar inteligente. 

Crea tu arquitectura de mensaje

La narración de la marca es más sutil de lo que dice tu empresa. Como mencionamos anteriormente, el ‘cómo’ es igual de importante. 

La arquitectura de mensajes de tu empresa está lejos de ser una coincidencia. Se necesita una planificación estratégica y cuidadosa.

No esperes que buenas historias aparezcan de la nada. Debes concentrarte en hacer que tus mensajes sean correctos. Debes crear la arquitectura de mensajes de tu empresa para subrayar todas las comunicaciones de tu marca. 

Los estrategas de la marca aprovechan una técnica llamada ejercicio de clasificación de tarjetas:

  1. Crea una lista de palabras clave relevantes para tu marca. Estas podrían ser palabras clave que tus clientes hayan dicho sobre tu empresa, así como descripciones elegidas por tus propios empleados.
  2. Transcribe estas palabras clave en tarjetas de notas.
  3. Como grupo, clasifica las tarjetas de notas para determinar qué palabras son más aplicables y sepáralas del resto.
  4. Revisa lo que queda y clasifica las palabras clave en orden de prioridad para tu marca. ¿Cuáles son más relevantes y cuáles no?
    Reúne estas palabras en oraciones que describan tu marca.
  5. Arma tu arquitectura de mensajes.

Si es posible, intenta involucrar a tus clientes en este proceso. Una forma es entrevistarlos para estudios de casos de clientes. ¿Qué palabras y expresiones están usando para describir tu marca? Cuantas más entrevistas y revisiones de servicios realices, más patrones comenzarás a ver.

Deja que tus clientes determinen los mensajes de tu marca. Permíteles definir la voz detrás de tu empresa.

Unifica tu presencia en el sitio y fuera del sitio

La historia, la arquitectura de los mensajes y la identidad de la marca de tu empresa deben seguir a los miembros de tu equipo en todas partes, desde publicaciones de blog en el sitio hasta oportunidades de relaciones públicas en los principales canales de medios. Debes mantener la identidad de tu empresa lo más unificada y coherente posible. Como mencionamos anteriormente, la imagen que compartes con el mundo debe ser una visión genuina, auténtica y transparente de tu organización.

Elige tus palabras sabiamente

Lo que dices es tan importante que cómo lo dices. Asegúrate de utilizar el tono, la voz y el estilo de comunicación que más valora tu público.

¿Cómo sabes qué debería ser y qué palabras debes elegir?

Vuelve al capítulo 1, donde caminamos por el arte y la ciencia de conocer a tu audiencia.

Si le estás hablando a una audiencia de millennials, por ejemplo, tiende a adoptar un tono y estilo informal y conversacional, más de lo que lo harías a una audiencia de baby boomers.

Lo que necesitas es una guía de estilo para proporcionar instrucciones para todas tus comunicaciones de marca en el sitio y fuera del sitio. Comienza completando la siguiente plantilla:

  1. Objetivo del sitio web: anota algunas notas sobre lo que los visitantes de tu sitio web deben esperar lograr al visitar tu sitio web.
  2. Audiencia: ¿A quién esperas que se involucre con estas secciones específicas del sitio web?
  3. Conceptos básicos para reforzar: ¿Qué deseas que sienta tu público después de visitar esta sección de tu sitio web o escrito?
  4. Tono: ¿Qué emociones deberían surgir después de que alguien lea esta historia o sección de tu sitio web?
  5. Perspectiva: ¿Quieres que tus escritores se comuniquen en primera, segunda o tercera persona? ¿Quién está contando la historia?
  6. Voz: ¿El lenguaje debe ser conversacional, formal o intermedio?

La guía de estilo y la arquitectura de mensajes de tu marca se pueden adaptar a cualquier forma de multimedia, más allá de la escritura. Ya sea que estés produciendo infografías, videos de marca, libros electrónicos o publicaciones de blog, tus planes garantizarán que tu mensaje sea consistente en todos los medios. Escribir es solo una forma de comunicación online. Asegúrate de invertir el tiempo en energía para crear una estructura detrás de todo lo que produces online.

Recuerda…

  1. Las conexiones de entre las personas son el corazón del marketing. La narración de historias de marca es una técnica que puede reforzar estos lazos.
  2. Las historias pueden dar a tu marca una voz poderosa, independientemente de si estás ejecutando una organización empresarial, una pequeña empresa o una startup.
  3. Cuente tu historia a través de publicaciones de blog, centros de ayuda al cliente, sobre páginas, videos o infografías.
  4. Debes formalizar la historia de tu marca para crear conexiones dentro y fuera de tu sitio, especialmente si tu empresa está desarrollando activamente una estrategia de relaciones públicas.
  5. Contar historias es más de lo que dices explícitamente. Es cómo comunicas tu mensaje y cómo te conectas con tu público objetivo.
  6. Los conceptos para contar historias son vagos, abstractos y difíciles de planificar. Confía en ejercicios de clasificación de tarjetas, mapas de arquitectura de mensajes y guías de estilo de marca para articular tu estrategia y escalarla entre los equipos.
  7. Las historias de marca son compromisos multifuncionales que deberían guiar a toda tu organización. Tu equipo de ventas, ingenieros, gerentes de producto, ejecutivos y profesionales de nivel básico deberían participar en la articulación de los mensajes de tu marca.
  8. ¿Quién define tu marca? Tus clientes. Estudia y comprende verdaderamente lo que dicen de ti. Identifica patrones y mantén estos conceptos lo más cerca posible de tu corazón.
Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Responsable: Wepro Servicios Informáticos
Finalidad: Atender a tus comentarios.
Derechos: Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información Adicional: En la política de privacidad de Wepro encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de de Wepro, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

tres × 1 =

Menú
¿Hablamos?